Si estás buscando ahorrar dinero en tus vacaciones, puedes pasar horas investigando y presupuestando cada minuto de tu viaje, o simplemente podrías intentar viajar como un minimalista.

Los minimalistas generalmente viven con menos posesiones, renunciando a tiempo, dinero y otros recursos para enfocarse en cosas y experiencias que valoran más. Y este estilo de vida también les ahorra dinero cuando viajan.

Tú también puedes adoptar hábitos de viaje minimalistas y potencialmente ahorrarte cientos o miles de dólares. Solo tienes que considerar estos consejos de viaje para tus próximas vacaciones.

  1. Compra antes de un viaje

Si estas próximo a viajar, puede ser tentador comprar nuevos conjuntos de ropa, trajes de baño o equipaje, pero estos gastos pueden incrementarse fácilmente y consumir tu presupuesto para el viaje en sí.

Considera si los artículos que estas mirando servirán para una necesidad duradera, y evita comprar “por las dudas”.

La mayoría de las veces, simplemente uso ropa que ya tengo“, dice Sarah Settanni, blogger de Abundantly Minimal. “Si llevas tus prendas favoritas cuando viajas, ya sabes cómo se sienten. Y sobre todo su comodidad “.

Si necesitas artículos para ciertas actividades una vez que llegas a tu destino, ten en consideración el alquiler en su lugar.

  1. Quédate con un equipaje de mano por viajero.

Lo que empaques será tu carga financiera y física para llevar.

Ahorra el dinero de registrar tu maleta, ahorra el dinero del botón, ahorra el dinero del taxi porque (si no llevas equipaje ligero) tienes tanto equipaje que necesitaras apilarlo en un auto“, dice la blogger y entrenadora online MJ Gordon.

Los elementos esenciales en el guardarropa minimalista de Gordon hacen que su empaque sea fácil. Ella considera el clima, las actividades de viaje y los elementos esenciales de cada día para su familia de cuatro. Y no empaqueta maquillaje a menos que lo necesite para el trabajo.

Como blogger, necesita su cámara réflex digital y computadora portátil. Su familia de cuatro integrantes trae cuatro o cinco conjuntos de ropa por persona cuando pueden acceder a una lavandería en su destino. Para sus hijos, de 4 y 6 años, el empaque también incluye refrigerios, algunos libros y una selección personal de ellos, generalmente un peluche.

  1. Usa el transporte público.

El equipaje ligero convierte las caminatas o el transporte público en mejores alternativas. Caminar permite ahorrar en costos de transporte y te permite disfrutar de tu destino a un ritmo más lento.

Camino siempre que sea posible, en gran parte porque disfruto hacerlo“, dice el escritor y minimalista Colin Wright. “Caminar te permite ver más de esos tipos de cosas casuales y accidentales que de lo contrario no experimentaría si solo siguiera mi mapa de Google”.

Otra opción que propone Wright, es el transporte público, que también puede ser más económico que usar un taxi o un servicio de transporte compartido, dependiendo de hacia dónde te dirijas. Y además te permite experimentar tu destino como un residente y puedes darle un descanso a tus pies.

  1. Gasta menos en alojamiento.

Si simplemente deseas un lugar seguro para dormir que satisfaga tus necesidades básicas, un albergue o Airbnb puede permitirte ahorrar más que hospedándote en un hotel tradicional.

Normalmente elijo Airbnb por la cocina”, dice Wright. Puedes ahorrar dinero si cocinas tu propia comida, puedes tener la opción de llevar a casa las sobras, tienes un refrigerador, cosas que no necesariamente tendrías en un hotel”.

Y si viajas con una familia, este método puede ahorrar aún más dinero por cabeza. Hace algunos años, Gordon se hospedó en albergues familiares en Nueva Zelanda y Australia, donde dice que pagó entre $20 y $ 30 por noche por una habitación compartida. Cuando se hospedó en una marca hotelera muy conocida en estos mismos países, estima que el costo fue de entre $ 120 y $150 por noche, dependiendo de la ubicación.

  1. Compra comestibles como si fueras un local.

Cenar fuera de cada comida puede ser costoso, especialmente si te encuentras en una zona turística popular con precios altos en gastronomía. Por lo tanto, es una buena opción aventurarse a una tienda o minisúper y comprar como un local. No solo puede ayudarte a ahorrar dinero en las comidas, sino que también puede ofrecerte una mirada a la vida cotidiana de tu destino.

  1. Evita las trampas turísticas.

Hay muchas tiendas, negocios y restaurantes compitiendo por tu billetera cerca de atracciones populares. Cuando Settanni visitó el Álamo en San Antonio, las atracciones de Ripley’s Believe It or Not cobraban entradas cerca del sitio histórico gratuito.

Hacer una pausa para considerar las atracciones que realmente valoras puede ayudarte a evitar distracciones costosas.

  1. Evita los souvenirs.

Decide si los souvenirs valen tanto la etiqueta de precio como la tarifa de la valija que puede pagar para llevarlos a casa. Las fotos digitales pueden ser excelentes recuerdos, y no cuestan mucho más que la inversión inicial de la cámara.

Tomaremos nuestro dinero y, en lugar de gastarlo en souvenirs, lo gastaremos en una experiencia que vamos a disfrutar y que podremos conservar con nosotros para toda la vida“, dice Gordon.

  1. Personaliza tu experiencia.

Algunos hábitos minimalistas pueden no coincidir con tus vacaciones ideales. Si no te gusta cocinar durante tu tiempo libre, por ejemplo, disfruta de un puesto o camión de comida, que puede ser considerablemente más barato que un restaurante.

Y recuerda: estás de vacaciones. Así que, si deseas darle un toque de lujo a tu viaje con un masaje de una sola vez, una experiencia de alta cocina o una aventura memorable, tus hábitos minimalistas en un área pueden ofrecer la libertad financiera para derrochar en otros.

Después de todo, viajar como un minimalista no significa que nunca gastes, solo gastas en lo que es valioso para ti.