He sido especulador de acciones de petróleo y energía desde 2017. Fue un negocio solitario por un tiempo, pero los rendimientos han aumentado notablemente desde el Agosto pasado, cuando el precio del petróleo finalmente comenzó a subir.

El crudo de West Texas Intermediate US:CLM8 ha subido más de un 50% desde el octavo mes, para cotizarse a $71 actualmente. Y a su vez, han subido favorablemente las acciones de petróleo. El The SPDR S&P Oil & Gas Exploration & Production ETF XOP, -0.42% ha subido un 48%, comparado con un 13% para S&P 500 SPX, -0.22%, con dividendos incluidos.

Aún sigo siendo especulador de compañías de energía en mi cartera de acciones, Brush Up on Stocks. Es demasiado pronto para vender. Una de las razones es que la mayoría de los inversores aun no creen que los precios del petróleo y energía se mantengan o que subirán. Esto significa que las acciones de energía continúan siendo una especie de jugada contraria, a pesar de las ganancias recientes. Puedo decir, en parte, que es a causa de la cobertura escéptica sobre los nombres de energías y la fuerza del petroleo en la mayoría de las publicaciones financieras, que resulta a menudo ser unos buenos indicadores contrarios.

Pero no soy el único que lo ha notado.

“La divergencia entre algunos de los mejores sentimientos corporativos que hemos visto en años versus el bajo interés de los inversores destaca una oportunidad clara en acciones de energía”, dice el analista Drew Venker de Morgan Stanley. Esto sugiere que hay más por llegar en el rally.

El aumento de los precios del petróleo ayudará mucho. Y esa será la tendencia. No sé dónde se comercializará el petróleo mañana o la próxima semana, pero aquí hay seis razones por las cuales el petróleo continuará en alza en el mediano plazo, impulsando tambien las acciones de energía .

1. Fuerte demanda de petróleo

“Gracias al crecimiento global sincronizado, la demanda diaria de petróleo aumentará de 1,5 millones de barriles este año a un nuevo máximo de 99,3 millones de barriles” dice Jonathan Waghorn, quien ayuda a administrar el Fondo Mundial de Energía Guinness Atkinson GAGEX, -0,96%

2. Disciplina de suministro de la OPEP

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) recortó la producción diaria en 1,2 millones de barriles en 2016 y ha mantenido el rumbo. Arabia Saudita necesita ingresos petroleros para financiar programas nacionales que ayuden a mantener la paz. Por cada dólar extra en los precios del petróleo, Arabia Saudita recibe alrededor de $ 3.1 mil millones al año en ingresos adicionales, de acuerdo con Rapidan Energy Group.

3. Riesgo geopolítico

Los inversionistas en energía escribieron sobre esto por años. Pero ahora, el riesgo geopolítico está poniendo una oferta bajo el petróleo de nuevo debido al aumento de las tensiones entre Arabia Saudita e Israel, en Irán, en Siria y en otros lugares. Dos riesgos podrían impulsar el petróleo bruscamente en un abrir y cerrar de ojos.

“Los grupos rebeldes han atacado petroleros en el Medio Oriente en el pasado. También apuntan a los recursos de refinación de Arabia Saudita. Cualquier éxito en cualquiera de los frentes alteraría los precios de la energía. Si aumentan las tensiones entre Israel e Irán, Israel podría atacar la infraestructura petrolera de Irán” dice Mike Breard, analista de energía de Hodges Capital Management.

Las tensiones políticas en Libia y Nigeria limitan el crecimiento de la oferta en esos países. Mientras tanto, Venezuela está perdiendo el control y la producción de energía se ha reducido drásticamente en este pais.

4. Infrainversión en grandes proyectos

Cuando los precios del petróleo se derrumbaron hace unos años, los gigantes de la energía redujeron la inversión en sus costosos proyectos a largo plazo, como la producción de aguas profundas en el Mar del Norte y las arenas petrolíferas canadienses. Hemos visto la mayor caída del gasto de capital en 20 años. Aquí está el problema: los megaproyectos que están en producción tienden a agotarse naturalmente. Por lo tanto, se está produciendo un déficit en aproximadamente la mitad del suministro mundial de petróleo y no se resolverá rápidamente porque estos proyectos tardan años en aparecer en línea. Este es un problema para los osos energéticos.

“Hay mucho petróleo que debe ser reemplazado”, dice Waghorn.

5. Nueva disciplina en los EE. UU.

Un gran temor entre los inversores es que los productores de esquisto de EE. UU volverán a pedir prestado dinero y gastarán mucho para aumentar la producción, lo que disminuirá los precios del petróleo. Pero realmente esto es muy poco probable que suceda. Muchas de estas compañías tuvieron experiencias cercanas a la muerte al verse atrapadas en demasiadas deudas cuando los precios del petróleo se desplomaron hace unos años. Otros “murieron”, y se declararon en quiebra.

Los sobrevivientes no quieren repetir esto, por lo que los productores estadounidenses prometen que no pedirán prestamos ni gastaran mas de lo que pueden y expresan este mensaje porque quieren inversores en lugar de comerciantes en sus acciones para reducir la volatilidad.

La disciplina de capital fue un gran tema en las búsquedas de ganancias del primer trimestre.

“Los equipos de administración no muestran la urgencia de agregar plataformas”, dice el analista de Goldman Sachs, John Nelson. Mientras tanto, hay otro desafío: muchos productores de los Estados Unidos enfrentan escasez de mano de obra, equipos de bombeo a presión y capacidad de trenes y camiones en sus cadenas de suministro, dice el estratega de energía Francisco Blanch de Bank of America Merrill Lynch

6. Demanda de destilados medios

Los buques son grandes contaminadores ya que utilizan combustible pesado con azufre. Para limpiar sus movimientos, la Organización Marítima Internacional impuso normativas que alientan a los transportistas a utilizar combustibles más limpios a partir de 2020. Esto aumentará la demanda de un tipo de petróleo llamado “destilados intermedios”, que impulsará la demanda de crudo en general. Morgan Stanley cree que este efecto por sí solo es suficiente para conducir el crudo Brent LCON8, -0.89% a $85 para finales de 2019 y $90 para 2020. La demanda de destilados medios ya es fuerte en la actualidad debido a que se convierten en combustible que son utilizados por aviones, trenes y maquinaria pesada, que están consumiendo mucho más debido al crecimiento global robusto.

“El resultado final de todo esto es que hay una brecha creciente entre la demanda y la oferta que debe cubrirse” dice Waghorn. La OPEP podría llenar cualquier brecha a corto plazo revirtiendo su recorte de producción de 1,2 millones de barriles por día. Pero eso solo cubre aproximadamente un año de crecimiento de la demanda. Y la OPEP solo tiene alrededor de dos o tres millones de barriles por día de capacidad adicional.

Asegúrate de mirar el precio correcto del petróleo

Los precios spot del petróleo son los titulares. Pero esos no son los que importan. A largo plazo, las acciones de energía negocian el precio del petróleo  del mercado futuro para dentro de unos años, dice Waghorn. Esos precios del petróleo visiblemente aún no han aumentado. El precio forward a cinco años para el crudo West Texas Intermediate aún se encuentra en un rango por debajo de $50, mientras que los precios al contado rondan los $71.

Waghorn espera que los precios futuros aumenten. Esto impulsará las acciones de energía. Un movimiento en los precios futuros de WTI a $60- $70 posicionaria las acciones de energía entre un 30% -60%. Él piensa que los precios a largo plazo podrían subir a ese rango.

“Estoy interesado en el extremo largo de la curva, que creo que debe levantarse. Y si eso sucede, a las acciones les irá bien “, dice.

En el momento de la publicación, Michael Brush no tenía posiciones en ninguna acción mencionada en esta columna. Brush es un escritor financiero con sede en Manhattan que publica el boletín de acciones Brush Up on Stocks,ha cubierto negocios para The New York Times y The Economist Group, y asistió a Columbia Business School en el programa Knight-Bagehot.