El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció hoy que convocará a empresas privadas dueñas de ductos a conciliar contratos que han infligido daños al país.

 

Dijo que ello tiene que ver con el plan para fortalecer la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y corregir los problemas con las contrataciones particulares que la dejaron en el abandono.

En su habitual conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional dedicada al tema energético, el mandatario insistió también en la necesidad de echar a andar la termoeléctrica de Morelos que alumbrará a todo ese estado y donde hay rechazo a su puesta en marcha.

Explicó que en el período neoliberal los gobiernos de varios presidentes les entregaron una parte importante del mercado nacional energético a empresas particulares en vez de mejorar las estatales, y hemos empeorado en esta materia con saldos negativos.

"En resumen", dijo, "son particulares las que abastecen el mercado y a precios muy altos lo cual ha convertido a México en uno de los países que paga más caro la energía eléctrica, muy por encima de Estados Unidos, por ejemplo, lo cual no era así".

Denunció que se han hecho negocios jugosos al amparo del poder público, contratos leoninos para favorecer a particulares y lo peor es que muchos expresidentes y exaltos funcionarios de aquellos gobiernos que aprobaron esos convenios cuando concluyeron sus mandatos, pasaron a ser ejecutivos de esas empresas.

Gracias a esos contratos que, además de ser privados, como el caso de los gasoductos, la CFE fue designada como garante de la compra del gas, es decir, que tiene el compromiso de adquirirlo.

Eso significa que si los ductos no se pueden construir o no trabajan como lo planeado, que es lo que está sucediendo en siete grandes gasoductos, hay que pagarle a las empresas particulares y que en estos momentos equivalen a 21 mil millones de pesos (mil 50 millones de dólares) porque están parados.

"Son prácticas que en ningún lugar del mundo se llevan a cabo, y eso porque los gobernantes lo permitieron porque se dio esa asociación entre el sector privado y el público y no hubo fronteras, ellos mandaban. Y eso hay que corregirlo, mediante el convencimiento."

"Estamos buscando, por lo tanto, que se logre en el marco de la ley una reestructuración de acuerdos y compromisos de manera voluntaria para que conjuntamente celebremos convenios nuevos y se hagan pactos que no aumenten los precios de la energía."