Según un nuevo estudio de LinkedIn, el 70% de los profesionales se negaron a trabajar en empresas líderes si eso significaba soportar una mala cultura organizacional.

En la actualidad, los empleados valoran más la cultura organizacional que el dinero.

Siete de cada diez profesionales se negaron a trabajar en una empresa importante si eso significaba tener que soportar un mal entorno laboral, superando otros motivos, como un salario más bajo o perder un puesto mejor, revela una nueva encuesta de LinkedIn sobre cómo la cultura laboral está afectando la retención.

El sitio de búsqueda de empleo y redes se unió a la investigación de Censuswide para sondear a 3.010 trabajadores a tiempo completo, preguntándoles qué valoran más en un empleador, por qué se quedan o dejan sus trabajos y cómo el liderazgo afecta la experiencia de los empleados. Tener una mala cultura en el lugar de trabajo encabezó la lista de factores que los trabajadores no tolerarían (65%), seguido de salarios bajos (20%) y teniendo un puesto de trabajo “aburrido” (15%).

Los trabajadores también valoraban sentirse cómodos en la oficina: el 51% estaba más orgulloso de los empleadores que promovían el equilibrio entre vida laboral y flexibilidad, mientras que el 47% de los que estaban orgullosos de su compañía lo atribuían a una cultura en la que podían ser ellos mismos. Y entre los que no estaban orgullosos de su compañía, la mayoría (60%) lo atribuían la falta de un liderazgo fuerte e inspirador.

La cultura organizacional tiene un gran impacto en si un empleado se queda o no en un trabajo, especialmente los jóvenes. Los Millenials están dispuestos a tomar un recorte salarial de $ 7,600 en promedio para una mejor “calidad de vida” en el trabajo, según un informe separado de Fidelity Pay-Cut, considerando un horario flexible, la opción de trabajar de forma remota y vacaciones pagas. Y algunos incluso están dispuestos a mudarse: el 86% de los Millennials informaron que se mudarían a otro lugar por otro trabajo si eso significaba mejores energias de trabajo, según una encuesta de consultoría Kelton Global 2016.

Ser feliz en el trabajo también conduce a una mayor productividad, a pesar de las suposiciones que sugieren que el estrés y la presión motivan a los trabajadores a desempeñarse más rápido o mejor. Otro estudio expuso que los trabajadores que están satisfechos con su entorno laboral son hasta un 20% más productivos que aquellos que no lo están. Y los vendedores en particular pueden aumentar sus ventas en un 37% si se encuentran en un ambiente ameno.

Estar en un lugar de trabajo hostil también puede significar un desgaste físico y mental. Los gastos de atención médica en compañías estresantes y de alta presión son casi un 50% mayores que en otros empleadores, según la Asociación Estadounidense de Psicología (APA). La APA estima que más de $ 500 mil millones de la economía estadounidense se destina a problemas relacionados con el estrés laboral, mientras que se pierden 550 millones de días debido al estrés laboral.

El factor n.° 1 que casi la mitad de los encuestados (48%) en el estudio de LinkedIn dijo motivaría a mantener un trabajo por cinco años o más es tener compañeros con los que les gusta trabajar y puedan ser ellos mismos. Tener un empleador receptivo también fue importante para los trabajadores, y otro 46% dijo que valoraba trabajar para una empresa que tiene un impacto positivo en la sociedad.